6 mar. 2011

sin título

Sufre esperanza,
amas el temor.
Sientes que sigues vivo
solo por compasión.
¿De quién?
De mi propio corazón
que no confía ya ni en su razón.

Razón que ya no encuentra, ¡ni siquiera busca!
Él, solo tararea el triste canto de un bello amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario