5 ago. 2012

DIÁLOGO CON LA MUERTE EN POS DE LA ETERNIDAD

La parca en su barca ocupa mi visión...
Vislumbro su hoz y mis cadenas en su hombro.
Señala mi corazón con su dedo afilado,
Hecho para atravesar la carne de cañón.
Anodadado, soy consciente de la falta...
¡Mis dos monedas que pagarán su viaje!
Y pienso: Hasta hacienda aquí me sigue...
Más tarde me cercioro: ¿Qué argucia se me ocurrirá
Para que "dios" me libre de Cloto, Láquesis y Átropos?
Quizás ya es muy tarde para eso...
Vivo al límite, y con pose hercúlea espero a su llegada,
Me pregunta...y dialogo:


Muerte: -¿Qué haces?
Pablo: -¿Por dónde se va al Olimpo?
M: ¿Me tomas el pelo? Me has llamado.
P: -No parece que tengas el cabello muy poblado. Debí sentarme en el móvil...
M: -Ven conmigo, Pablo, es tu deseo.
P: -Hércules, o mejor...Perseo ¿Seguro que me llevas a Zeus?
M: -Zeus está muerto, como tú.
P: -¡Yo no estoy muerto!
M: -¿Y por qué has de vivir?
P: -Déjame pensar...- y medité- Por el sentir de un beso, ¿nunca lo has sentido?
M: -Mi sangre es amarga hiel y...
P: -Y careces de piel
M: -Y carezco de piel, lo que desespera más.
P: -¿Te desesperas? No seas impaciente, ya morirá Afrodita, ya...
M: -Tiempo al tiempo, y al grano, ¿por qué he de dejarte vivir?
P: -Por la reflexión que me falta.
M: -Dos minutos.
P: -Me sobra - y me dejó imaginar las situaciones.
M: -El tiempo se agota.
P: -Qué impaciente. ¿Por qué quieres que deje de latir?
M: -¿Por qué has de vivir?
P: -¡Y tú me lo preguntas!
M: -¡¿Cómo?!
P: -¿No lo ves? He de vivir por ti
M: -Soy lo negativo reencarnado, no es una razón
P: -Más bien en huesos. La mejor razón de todas.
M: -Explícate.
P: -Porque uno no vive, sino muere, y tú quieres librarme de ello.
M: -Nadie lo vio así.
P: -Es bonito, por eso he de luchar por ti.
M: -No me convence...
P: -Está bien, he de vivir porque te disgusta el morir, y me quieres librar de ello. A nadie le gusta su trabajo.
M: Además no me conceden un aumento, y con dos monedas casi no me da.
P: -Por no hablar de las condiciones insalubres: Todo el día con muertos de aquí para allá, sin tiempo para descansar, ni el almuerzo te cubren. Todo el día en el curre.
M: -Me importa poco. Última oportunidad.
P: -He de vivir porque eres dolor, y vivir duele. He de vivir porque no soporto morir, y tú eres castigo. He de vivir, sea por lo que fuere. He de vivir porque quieres que muera y es lo que haré, y porque mientras muera te temeré por lo que me quede de tiempo y por hacer. Pero sobre todo, he de vivir por ti, por tu envidia, y porque quieres, y porque sino...tú mueres, y eres la única que puede vivir y no morir...


...


Y así a la parca, la muerte, la huesuda, la calaca, la calavera, la catrina, la dama fría, o a Caronte más bien; se le desencajó la mandíbula, perdida yace por las aguas del río Aqueronte; y me hizo perenne en el tiempo. Así silencié mi destino, mi vida y mi suerte.




P.R. Elbal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario