6 sept. 2011

EL POETA QUE ESCRIBIÓ LA VIDA

Tras el gemido de la puerta,
Luz apaciguada,
Se encontraba el escritor.
Viendo pasar las horas muertas,
Un sinfín de sentimientos presentaba
Para aquel que fuese su lector.
Con tanto ahínco escribía,
Que no comía ni dormía,
Por a perder la inspiración temor.
El papel desgarraba,
El alma sentía,
En momento y ocasión.
Nada podía estropear la imagen
Salvo en su caso la muerte.
Tal era la obsesión,
Que hasta la vida escribió
Quedándose sin suerte.

                                            
                                                                                          P. R. Elbal

No hay comentarios:

Publicar un comentario